Cómo organizar y preparar tu zona de trabajo en casa

Una oficina en casa es ideal, pero no todo el mundo tiene el lujo de disponer de una habitación libre. Sin embargo, con un poco de organización y estilo, puedes convertir una pequeña zona de tu casa en un espacio de trabajo favorable.

A continuación, te ofrecemos consejos de diseño para conseguir ese entorno ideal donde desconectar de tu hogar y entrar en el mood de trabajo.

Decide tu zona de trabajo principal

Nadie puede impedirte que trabajes en la encimera de la cocina o en una mesa junto a la cama, sobre todo si tienes poco espacio. Incluso puedes moverte por tu casa si eso te hace sentir más motivado.

Te recomendamos que, en la medida de lo posible, elijas una zona de trabajo principal en la que estén colocados la mayoría, si no todos, tus elementos esenciales de trabajo. Y, lo que es más importante, donde puedas realizar la mayoría de las tareas relacionadas con tu trabajo.

Un espacio de 2 metros cuadrados puede ser suficiente. Puede ser de cara a la pared, a una ventana o a un espacio abierto.

Llena tu espacio de trabajo con el mobiliario y el equipamiento adecuados

Con un simple ordenador portátil, parece que puedes trabajar en cualquier sitio. Sin embargo, si quieres aumentar tu productividad, debes invertir en equipos y mobiliario adecuados.

Además de un portátil, considera la posibilidad de adquirir un ordenador de sobremesa. Ten también una impresora y un escáner. Unos auriculares de calidad también son valiosos, sobre todo si vas a dar clases, hacer presentaciones o asistir a reuniones.

Una vez que hayas finalizado el conjunto de equipos que necesitas, elige el mobiliario que te ayudará a organizar tu puesto de trabajo. Un escritorio o dos son imprescindibles. No olvides una silla cómoda para ti. Ten en cuenta también el almacenamiento. Merece la pena considerar una mesa de trabajo con cajones

Tener en cuenta la iluminación, la ventilación y las tomas de corriente

Es difícil concentrarse en el trabajo cuando se está en una habitación mal iluminada y además, una falta de ventilación lo empeora.

Para tu comodidad, tu zona de trabajo debe tener suficiente luz y flujo de aire. También debe haber suficientes tomas de corriente. Así evitarás usar alargadores con los que podrías tropezar. El cableado debe estar oculto como se aconseja en un artículo de homify. De esta manera, también podrás tapar una potencial monstruosidad.

Si comienzas con estas ideas tan sencillas y rápidas de llevar a cabo, podrás comenzar tus mañanas de trabajo con mucha más calma y comodidad. Es esencial para la motivación contar con una zona de trabajo bien habilitada y preparada para ello.

Si tu casa se te ha quedado pequeña y eres de los que necesita teletrabajar, contáctanos en Arias Martín Inmobiliaria y te buscaremos el hogar que mejor se adapte a lo que necesitas.

Comparte

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad